La crianza ayer y hoy


El eje de la nueva crianza es reconocer las necesidades del bebé, aprender a interpretar sus mensajes, a entender qué le pasa, qué pide, sabiendo que el amor es una necesidad tan básica como el alimento, la higiene y el sueño. Afortunadamente, se ha pasado de criar a los hijos según lo que los padres quieren que sean, a hacerlo de acuerdo a lo que ellos son, respetando sus deseos y potencialidades. Hoy cada familia sostiene su propio modelo de crianza apoyado en valores e ideales particulares,  pero desde una perspectiva histórica criar no fue siempre igual.
Durante varios siglos imperó la idea de que un excesivo contacto físico con el bebé resultaría perjudicial para su desarrollo. El cariño y la demostración de afecto producirían niños débiles, inseguros y enfermizos. Los modelos de crianza estaban atravesados por el abandono, el rechazo emocional y la instrucción como objetivo principal. Sin embargo, aunque paulatinamente la dimensión del amor fue ganando terreno en el cuidado de los hijos, hasta  hace poco menos de medio siglo se consideraba que a los bebés no había que hacerles upa porque se malcriaban, la leche de fórmula era mejor que amamantar, debían dormirse solos promediando los 2 meses, y si lloraban la regla era que lo hicieran hasta cansarse, para que se fortalezcan y no nos “tomen el tiempo”. Cubrir las necesidades fisiológicas era lo esencial: cambiarlo, alimentarlo y dormirlo; aún no era un saber extendido y aceptado el hecho de que los recién nacidos tuvieran otras demandas.
Por otra parte, primitivamente se criaba en tribu, los hijos eran hijos de todos, y permanecían largo tiempo en contacto cercano con sus madres. Las mujeres de la tribu constituían un círculo de confianza y cuidado tanto para el recién nacido como para su madre.
Pero hoy no tenemos aldea, ni comunidad, ni vecindad. A veces tampoco familia extendida. Hace falta esa red de apoyo, contención y confianza adonde acudir, porque muchas veces la maternidad trae aparejada una sensación de soledad y desamparo que angustia. Una mamá extremadamente cansada, triste o agobiada  no puede ser sostén para su bebé, necesita de otros que la sostengan a ella. Lamentablemente  los círculos femeninos han ido desapareciendo: porque la sociedad actual empuja al individualismo y la autosuficiencia, porque establecer lazos de confianza es cada vez más difícil, porque se trabaja muchas horas y no queda tiempo para el encuentro, porque la edad de la maternidad se alarga o se pospone indefinidamente, lo cierto es que las madres de hoy en día se encuentran más solas que las de antes.
En general, nuestras abuelas o incluso nuestras madres, se dedicaban casi exclusivamente al cuidado de los hijos y el hogar, y lo hacían juntas. La crianza de los niños era llevada adelante por mujeres, esa era la tarea femenina por excelencia. El hombre sólo se encargaba del sostén económico, de imponer los límites y restablecer el orden: “ya vas a ver cuando llegue tu padre!” era una frase que se escuchaba hasta el hartazgo y resultaba sumamente eficaz ante el caos del momento.
Las mujeres más experimentadas (abuelas, tías, la propia madre) eran la voz autorizada frente a las dudas o inquietudes de la mamá reciente, y estaban allí dispuestas para ocupar un rol preponderante, valiéndose de su mixtura entre tiempo disponible, experiencia y cariño incondicional. Pero hoy en día las abuelas ya no son viejitas candorosas que cuentan cuentos, tejen, dan consejos sabios y no hacen más que cocinar delicias para sus nietos. Las abuelas actuales trabajan, tienen una activa vida social, viajan, y sobre todo, fueron criadas y criaron de modos bastante diferentes a los de hoy, lo cual muchas veces genera más choque que comprensión a la hora de hablar del estilo con el que son criados nuestros hijos.
Por eso es cada vez más frecuente la necesidad del apoyo externo, ya sea en  grupos de juego, consultas de orientación,  talleres para padres o grupos de crianza. Lo que se busca no sólo son nuevos recursos o información, sino fundamentalmente el encuentro con pares que transiten etapas similares y puedan tener puntos de vista comunes respecto a la crianza. Contar con esos espacios posibilita que las mamás recientes se sientan acompañadas, pudiendo en ese intercambio, comprender y aceptar sus estados emocionales ambivalentes, repensando en voz alta y con otros la situación que atraviesan. Porque cuando la tarea de criar se presenta complicada, compartir es un recurso que permite ampliar la mirada, afianzarse en el nuevo rol y ganar seguridad, sumando en ese camino nuevos lazos de confianza que acompañan y contienen.
 
Publicado en la columna de Maternidad y Crianza,
en la revista NACER Y CRECER de Agosto(n°85)

Comentarios

Entradas populares de este blog

la consulta con el pediatra

Padres de hoy