CRIAR EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS


Nos toca una etapa complicada en lo que a salud pública respecta.
Coronavirus y dengue de pronto se transformaron en palabras cotidianas que escuchamos, leemos, decimos y repetimos sin cesar. Y sí, es cierto, hay que tener cuidado y preservarse, pero cómo hacemos para transmitir toda la información que nos llega día a día a los chicos sin asustarlos?

Lo primero es tener en claro que el objetivo es PREVENIR, que los chicos aprendan a cuidarse y a cuidar a los demás, lo cual es muy distinto a atemorizar.
Por ejemplo, y tomando una situación que toda persona que acompaña el crecimiento de un niño enfrenta: cuando tienen la edad para soltarse de nuestra mano y avizoramos que pronto cruzaran solos la calle, no les decimos “Veni acá que te va a pisar un auto!” sino que les enseñamos porqué deben ir de la mano y qué cuidados tendrán que incorporar para dejar de hacerlo (llegar en calma hasta la esquina y detenerse, mirar a ambos lados de la calle, observar los semáforos, nunca pararse en mitad de la calle, cruzar siempre sobre la senda peatonal, etc).

Lo mismo sucede con el coronavirus: no les decimos “no te juntes con Pedrito que está tosiendo!”, o “mirá que te contagias el coronovirus y te morís!”, no les prohibimos ir a los cumpleaños o a jugar a la plaza, sino que les enseñamos de qué se trata la enfermedad y cómo cuidarse, sin asustar y sin asustarnos, porque lo que vean que nos pasa a los adultos con el tema será lo que incorporen con más facilidad, más allá del mensaje verbal que les demos.

Hay hábitos que tendremos que incorporar y otros que tendremos que reforzar. Higienizarse bien las manos periódicamente, usar repelente, toser y estornudar sobre pañuelos descartables, no compartir vasos ni cubiertos, resguardarnos si no nos sentimos del todo bien y consultar con un profesional de la salud.

Se trata de educar para la salud, de aprender a cuidarnos y a cuidar a los demás. Sin miedos, sin prejuicios y sin especulaciones. Que nuestros hijos aprendan la importancia de autopreservarse y de resguardar también a quienes los rodean. Porque vivimos en sociedad y nos necesitamos unos a otros.

Estar informado es fundamental, asegurándonos que la fuente sea siempre seria y fundamentada. Los colegios de todo el país y en todos los niveles reciben boletines diariamente de Ministerio de Salud y de Educación, los cuales a su vez se redireccionan a todas las familias del alumnado. Si tus hijos no están escolarizados podes acceder a los datos actualizados para la prevención de coronavirus y dengue a través del portal web del Ministerio de Salud.

 Apaguen la TV, no miren Twitter y no escuchen a la vecina que tiene un primo que conoce a una señora que le dijo su hijo que hay que tomar té de hoja de guayaba con propóleo. No! Sólo información médica oficial.

Con cuidado y sin temor, que el miedo también es muy contagioso.


Lic. Gabriela Nelli

Comentarios

Entradas populares de este blog

la consulta con el pediatra

La crianza ayer y hoy

Padres de hoy